Entrevista a Isabel María Rubio Molina (La Voz de Galicia, 17/04/2016)

«La música no debería entender de sexos»

Isabel María Rubio ofreció un concierto como directora invitada, le gustó el sonido de la Banda de Lalín y volvió para quedarse al frente de la formación

AMELIA FERREIROAlalín / la voz, 17 de abril de 2016. Actualizado a las 05:00 h.

 No es que desde niña tuviera muy claro que se dedicaría a la música, pero tampoco le disgustaba la idea. Cierto es que otras aficiones manejaba por aquel entonces Isabel María Rubio Molina (Abarán-Murcia) pero finalmente, «pese a que me gustaba mucho leer y pintar», la música pudo más. Licenciada Superior en Dirección de Orquesta y Licenciada Superior en Percusión, Máster en formación del profesorado en la especialidad de música y ganadora del Concurso para Jóvenes Intérpretes Entre Cuerdas y Metales» (Murcia, 2008), del Concurso Nacional de Dirección Villa de Aspe (2011) y del Concurso Internacional de Dirección Ciudad de Villena (2014), Isabel María dirige desde el pasado mes de octubre a la Banda de Música de Lalín.

-La música estaba dentro de su terna profesional…

-Me gustaba pero también la pintura y la lectura… Cierto que todas las semanas de mi vida he asistido a clases de música y ya fue al acabar el bachillerato cuando tuve que decidir mi camino profesional. En ese momento fue cuando me decanté por lo que estaba segura que no podría faltar en mi día a día: la música.

-¿Qué la llevó a apostar por la dirección?

-Estaba estudiando percusión pero notaba que me faltaba algo más con lo que expresar toda la música que sentía dentro. Un verano hice un curso de dirección con la banda de mi pueblo y desde ese momento todo cambió. Supe que ahí estaba mi sitio. Ahí era donde quería estar de verdad. Ese año hice el acceso a dirección. Puedo decir que ha sido, sin dudarlo, de las mejores decisiones que he tomado en toda mi vida.

-En marzo pasado vino por vez primera a Lalín. En octubre comenzó a dirigir la formación lalinense…

-Contactaron conmigo para ofrecer un concierto como directora invitada y me llevé una maravillosa impresión del sonido de la banda y de la hospitalidad de los que me acogieron aquellos fantásticos cinco días, sin olvidarme además de lo bien que se come aquí en Lalín.

-¿Cómo es el día a día de una directora de banda?

-Aparte de los conciertos y ensayos semanales con la Banda de Lalín viernes y sábados, el trabajo de director es muy variado. Primero hay que elegir un repertorio adecuado para todos: público y banda. Eso no llega por arte de magia: hay que investigar, escuchar mucha música y tener estrategia. Una vez elegido, hay que prever la plantilla con la que cuentas, número de ensayos y la estructuración de los mismos, y por supuesto, estudiar las obras. Además cada ensayo hay que planificarlo dependiendo del anterior. Realizar todo ello conlleva a su vez una buena capacidad de gestión de grupo con una elevada dosis de psicología. Compagino la dirección de la banda con las clases de Análisis que imparto en el conservatorio, la dirección de la coral Luís Areán y la Banda del Conservatorio. Estas tres tareas también precisan de preparación y estudio previo y en mis ratos libres intento siempre ampliar mi formación.

-Es la primera mujer que ocupa la dirección de la banda lalinense.

-Mi trabajo en la banda en referencia a ser mujer creo que no suscita diferencias relevantes. La música no debería entender de sexos. Las relaciones personales siempre se me han dado bien. Me gusta la gente apasionada, y una banda precisamente está llena de ella: gente que va a hacer lo que le gusta, que es hacer música. Estoy conociendo además, poco a poco, a los profesionales de los alrededores e intento asistir a todos los conciertos que puedo y así también me permite ir conociendo a los directores de las bandas cercanas aunque, por ejemplo, ya conocía a Rafa Agulló (director de la Banda de Silleda) antes de venir a Galicia.

-El número de directoras al frente de agrupaciones sigue siendo limitado.

-Es la historia de la humanidad: la mujer ha llegado después que el hombre a casi todo y la música no es un campo que se librara precisamente pero vamos llegando paulatinamente. ¡Más vale tarde que nunca!.

Captando nuevos músicos. Los conocidos como campamentos musicales permiten acercar la música a los más jóvenes y poder captar nuevos talentos.

Futuro prometedor. El próximo curso se perfila como «muy especial» para la formación lalinense, a juicio de la directora.

«El musical, que prepara el coro Luís Areán, se estrenará a lo largo de este año»

La llegada de la joven directora murciana a la Banda de Lalín aportó ilusión y aires nuevos.

-Lo más importante respecto de estos últimos meses ha sido la incorporación de muchos músicos nuevos que se han sumando a este proyecto, a las filas de la banda.

-¿Llevó a cabo alguna reestructuración en el seno de la formación lalinense?

-No lo llamaría reestructuración. Lo que persigo es que todos y cada uno de los componentes de la banda sean muy buenos músicos y personas; individual y colectivamente.

-Están celebrando este fin de semana el Festival de Bandas, ¿qué objetivo se marcan?

-Queremos establecer lazos entre los músicos y por supuesto ofrecer a nuestro público un gran concierto. La cita de hoy es a partir de las 18.00 horas con bandas juveniles. Lo que se persigue con este tipo de actuaciones, con estos festivales, tanto con las bandas jóvenes como con la titular, es realizar intercambios musicales con nuestros amigos de las bandas invitadas; en esta ocasión la Banda de Barro y la Juvenil de Merza.

-El coro Luís Areán, que también dirige, está en pleno proceso de preparación del que será su primer musical.

-Estamos trabajando muy duro y aún nos encontramos en la fase de preparación de las canciones. Nuestra intención es estrenarlo a lo largo de este año. Se titula El pequeño elefante y los más pequeños nos demostrarán lo grandes que pueden llegar a ser.

-¿Cómo se presenta esta primavera-verano para la agrupación?

-El próximo concierto será el Festival de Bandas de Vila de Cruces el 29 de mayo, y de cara al verano estamos cerrando todavía algunas fechas.

Categorías: Banda de Lalín, Prensa

One Response so far.

  1. Retta dice:

    I remember when I was young having lots of dreams of flying over places and people that I knew, although often they co&n1lu#82d7;t see me. Flying was my form of super power, to return to places that I loved and escape from situations or animals (especially foxes – I lived on a farm and was afraid of them) that I didn’t like too.

Deixa o teu comentario